Psi. César Yacsirk

Psi. César Yacsirk
Psicólogo Positivo

domingo, 27 de octubre de 2013

Huele a canela

Sorpresiva, violenta e intensa fue la tormenta que ese armonioso techo nos cobijaba. Como muchas de las cosas intensas, la prisa no permitía regalarnos el sentimiento de ver la lluvia arreciar y tomarnos un té de canela, aún deseándolo desde nuestro mundo interior.

Sin embargo, ahora huele a Canela. Un intenso aroma que se impregna a la historia que late bajo capas de deberes y de sentires.


En esa tarde húmeda, cortaba con delicadeza posible pequeñas ramas de Canela que me regalaban su aroma y su recuerdo. Las colocaba en mi mano para palpar el momento de tener cada astilla también en mi corazón  Casi pidiéndole permiso por cortarle, guardaba unas pocas para un frasco,  que no degustaría pero si saborearía como quien estuviese presente.  Una rama guardada para armonizar mi espacio, sabiendo que aunque seque, permanecerá en mis sentidos por muchos años.

Ahora la experiencia huele a Canela además de ternura, cercanía, complicidad de quienes se conocen desde siempre. Recuerdos de espíritus asíncronos en la certeza de la unión perfecta.
Miedo, nostalgia, complicidad, unidad, placer, ternura son muchas sensaciones a los que solo debía agregarse un aroma. Un aroma a Canela que se funde en un recuerdo mágico, sublime. El disfrute de la ausencia de tiempo y exceso de intimidad. Que privilegio haber sentido todo eso aunque fuera unas  pocas veces  en la vida.

Son sensaciones que una existencia no da para olvidar ni para poder transmitir. Que acompañan al amanecer  y solo en ocasiones se van a pasear por un rincón de mi subconsciente. Son recuerdos que no crean sufrimiento, no pesan. Por el contrario, reaniman en momentos de nostalgia y ausencia.

Son recuerdos de gratitud. Y ahora son más ricos, huelen a Canela.

Cesar Yacsirk
Oct 27, 2013

No hay comentarios:

Publicar un comentario